Please follow and like us:

En manos del MP, caso de tala de mangle en Paraíso

El Ayuntamiento de Paraíso remitió a las autoridades federales el caso de la tala de árboles de mangle blanco y palmas de guano redondo que realizó un particular en un predio de la ranchería Las Flores 1ª Sección de este municipio, para que deslinden responsabilidades en torno a este ecocidio y emitan las sanciones correspondientes.

Así lo dio a conocer el director de Protección Ambiental y Desarrollo Sustentable, Víctor Jesús Jiménez Pérez, quien desmintió las acusaciones que un medio de comunicación estatal hiciera sobre una presunta complicidad entre el Ayuntamiento local y el propietario del terreno, para que deforestara dicho predio y concretara el proyecto de construcción de un motel.

El funcionario municipal relató que el medio informativo jamás acudió a la dependencia a su cargo para investigar sobre este tema y de manera dolosa desvirtuó la realidad, haciendo señalamientos sin sustento y con fines mediáticos, pues de ninguna manera la Dirección de Protección Ambiental ni otra área del Ayuntamiento dio permiso para cortar los árboles de especies protegidas, ya que no tiene facultad para ello.

Relató que el viernes 29 de julio recibió un reporte de la delegada de la ranchería Las Flores 1ª Seción, Gabriela Robles López, de que un particular estaba rellenando un predio y tumbó árboles de mangle blanco y palmas de guano redondo, por lo que al día siguiente, acompañado por el personal de esa Dirección, acudió al lugar mencionado para verificar los hechos.

Ahí se emitió un dictamen en el que se manifiesta que en un predio de mil 700 metros cuadrados, presuntamente propiedad del señor Raúl Trinidad Torres Gil, se habían cortado 540 m2 de mangle blanco y 630 m2 de palma de guano redondo con maleza y otras especies arborícolas; en virtud de que el mangle blanco y el guano redondo son dos especies protegidas, ese mismo sábado se realizó la denuncia correspondiente ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.

Víctor Jiménez explicó que el miércoles 3 de agosto se presentó el ecólogo Armando Gómez Ligonio, supervisor de la Profepa, acompañado por personal de esa dependencia para hacer una visita de inspección al lugar impactado y, tras dar fe de los hechos, de manera conjunta con la delegada municipal y el Ayuntamiento se levantó un acta circunstanciada para proceder a un juicio.

“Además de cortar los árboles, el particular arrojó las ramas y raíces a orilla de la carretera justo en donde se encuentra un paso de agua, así que la urgencia del Ayuntamiento era retirar ese obstáculo ante la amenaza de la tormenta tropical ‘Earl’ para evitar anegamientos en esa zona, pero el personal de la Profepa recomendó que no se tocara nada hasta que se deslindaran responsabilidades, debido a que estos eran elementos de prueba que debían preservarse”, abundó.

Posteriormente el señor Raúl Trinidad Torres se presentó en las oficinas de la Profepa para responder a las acusaciones y desahogar las diligencias judiciales, pero al no aceptar la culpabilidad ni la reparación del daño, el caso fue turnado al ministerio público federal, donde se encuentra actualmente.

Cabe señalar que el Ayuntamiento está a la espera del dictamen pericial para tomar medidas que permitan liberar el tapón en el paso de agua, debido a que en esta temporada de lluvias esa zona suele presentar problemas de anegamientos y a menos de cien metros se encuentra un jardín de niños que podría inundarse si no se actúa de manera urgente.